✈ Worldwide shipping available!

Laurella, joya sostenible que revalora y preserva la cultura artesanal

Con el propósito de revalorar y preservar las técnicas artesanales locales del Perú, Laurella ha dejado huella como uno de los emprendimientos que apuesta por la historia, el comercio justo, a través del consumo de joyería sostenible.

Perú es uno de los destinos más solicitados de Suramérica y es que la variedad de su ecosistema, su cultura, historia, gastronomía y hermosas ciudades hacen que sea uno de los lugares que los turistas quieran visitar.

Pero, no solo eso, sino que esta tierra es conocida a nivel mundial por la variedad de sus metales preciosos y la calidad de las técnicas artesanales que transcurren de generación en generación.

Y es precisamente en preservar y apoyar la tradición, por lo que hoy en día Laurella se ha convertido en un emprendimiento, que no solo ofrece joyas de alta calidad, sino que cuenta con valores que garantizan la responsabilidad económica y social.

Renacer como el Ave Fénix

Daphne Laguna, diseñadora industrial y fundadora de Laurella, nos compartió su experiencia durante sus tres años de trayectoria, así como el propósito y visión de un proyecto que busca un impacto positivo.

Durante su tiempo como estudiante no tenía en mente crear un emprendimiento, pero algo que siempre le ha gustado es lo artesanal. Y es que en cada uno de sus viajes y en las ferias que visitaba lo que más llamaba su atención eran esos objetos hechos a mano, que transmitían una identidad cultural.

A mediados del 2016, tras diferentes vivencias, descubrió lo que no quería en su vida. Pero no fue hasta el 2017, que realmente sintió qué era el momento de renacer en sí, de comenzar hacer algo diferente y crear desde su yo interno.

 “En ese momento me dije: Yo aquí decido, esto es lo que quiero hacer. Así que renuncié a la seguridad del trabajo fijo pensando en mí. Fue una decisión de comenzar algo propio, era mi momento.”

La magia de la filigrana

Durante su búsqueda para realizar Laurella, observó que en Perú gran parte de la oferta “de moda” era importada o fabricada masivamente. 

Lo primero que tuvo en mente fue ofrecer joyas que fuesen duraderas y de calidad. 

Y fue en unos de sus viajes y visitas a ferias que vio la técnica de la filigrana y cómo la trabajaban los maestros artesanos. La vivencia le hizo pensar: “eso lo tenemos acá y no se hace nada de esto”.

“La filigrana fue la primera técnica que me llamó la atención, por la figura y trabajo. Ver a alguien trabajar esta técnica me pareció increíble y especial; así como las piedras y sus variedades”, señaló.

Preservar técnicas artesanales es conservar la cultura

En el año 2018, conoció gracias a una fundación de platería a dos de los maestros artesanos que en la actualidad forman parte de Laurella, Luis y Roberto. En ellos logró ver sus años de experiencia, todo el potencial que tienen y las diferentes técnicas que cada uno maneja. 

En una feria de la ciudad, Daphne tuvo la oportunidad de conocer a Víctor, quien sería el maestro orfebre encargado de realizar los trabajos hechos en filigrana. Posteriormente, realizó un viaje al norte de Perú, Catacaos,  para conocer su historia y entender a profundidad la técnica artesanal que utilizaba.

“Valorar las técnicas artesanales a nivel local es apoyar a que no se pierdan, preservarlas a través de los años. Si ven que no es rentable, sus generaciones no seguirán. Es una forma de preservarlas.”

El primer pedido

Lo que inició como un camino personal, en el 2018 se convirtió en una realidad profesional, con la entrega de su primer diseño a pedido. Un collar hecho en plata 950 y piedras naturales, regalo que realizaría una amiga para el día de las madres.

Luego de esa primera venta, le permitió ver que había personas que ya confiaban en el equipo y que pronto se convertiría en un proyecto con un gran alcance e impacto positivo.

Laurella, sinónimo de un nuevo comienzo y victoria

“Laurella significaba para mí un nuevo comienzo, una nueva etapa”, comentó.

En un principio, ningún nombre le llamaba la atención, no conseguía alguno que representara la visión que tenía, pero tampoco quería ponerle su propio nombre, la idea inicial era que sea anónima. Un día surgió el recuerdo de su madre, cuando le contaba la historia de su nombre.

La historia relata cómo Daphne es convertida en un árbol de Laurel para escapar del desamor. En la mitología griega, el laurel es símbolo de la victoria. Tanto es su significado, que en la actualidad las personas se “laurean”.

Esa historia hizo que surgiera la respuesta al nombre: Laurella.

Más que joyas preciosas y moda

Para Daphne Laguna era fundamental destacar en la atención al cliente. Dar una experiencia única.

“Buscamos dar soluciones. Comprar solo por internet puede generar incertidumbre y queremos despejar esas dudas.”

Pero no solo eso, sino que va más allá de las tendencias y la comodidad como marca. Ha construido un lugar en donde cada persona puede sentirse único y especial, sin importar su talla, porque lo más importante para esta joven emprendedora era que cada uno se sintiera a gusto con su cuerpo.

Daphne destacó qué buscó, “ir más allá de lo que es cómodo como marca, lo fácil y/o económico. El hecho de solo hacer tres tallas, no era parte de la idea, sino garantizar la experiencia. Si no consigues tu talla la hacemos especialmente para ti.”

“Preferimos la versatilidad, el toque final a cada una de nuestras piezas lo das tú.”

Consejo de vida

En un principio, Daphne quería que la marca fuese anónima. Se cuestionaba “¿quién era yo para hablarles de joyas?”.

En su primera feria descubrió que eso era lo que realmente le apasionaba. Contarles a las personas sobre las joyas y las técnicas tradicionales de los artesanos. Esto le hizo tomar la decisión de salir en cámara y mostrar cada experiencia.

«Laurella no soy yo, es un gran equipo.»

Durante sus tres años de trayectoria aprendió a no dudar tanto, identificar sus puntos fuertes, planificar y tomar acción. Además, destacó la importancia de realizar networking y mirar más allá de lo que hay a primera vista.

Un futuro prometedor

P: ¿Cómo ves a Laurella en 5 años?

R: Veo a Laurella en grande. Al principio solo éramos 5 personas en Instagram, durante la pandemia tuvo bastante acogida en el mundo digital. En este año y medio de pandemia hemos logrado seguir creciendo, Laaurella desde el inicio estaba implementada para el mundo digital.

La emprendedora destacó que cada aniversario se sorprende. “Solo han pasado 3 años y se sienten como muchos.”

Por lo que está entre sus planes llegar con la marca a todo el mundo, considera que las técnicas artesanales peruanas son muy valoradas en el exterior. Aseguró que ve un gran potencial en el mercado extranjero.

———————————-

Puedes ver más de nuestro trabajo en nuestra cuenta de Instagram.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close
Sign in
Close
Cart (0)

No hay productos en el carrito. No hay productos en el carrito.




0